Muere el senador estadounidense John McCain

El senador John McCain, quien participó en la guerra de Vietnam y luego tuvo una carrera política de 35 años que lo llevó al Congreso y a la campaña presidencial por el Partido Republicano en Estados Unidos, murió este sábado a los 81 años de edad después de luchar contra el cáncer por más de un año.

McCain fue una voz respetada en el ámbito político del vecino país. Su discurso versaba sobre la defensa de los valores democráticos y ejerció la crítica incluso contra su compañero republicano, el presidente Donald Trump. Participó en el Senado por Arizona seis veces y buscó la presidencia de su nación en dos ocasiones, primero en el año 2000 y la segunda ocho años más tarde, cuando luego de ganar la nominación del Partido Republicano fue vencido por el demócrata Barack Obama. En aquél momento eligió a la entonces gobernadora de Alaska, Sarah Palin como compañera de fórmula y la convirtió en una figura de la política nacional.

Luego de perder ante Obama, el republicano regresó al Senado. En el ocaso de su carrera, durante 2017 participó en la votación que salvó la Ley de Asistencia Asequible, uno de los logros legislativos de Obama.

El político cultivó un registro de votación conservador y una reputación poco halagueña. En su carrera como senador cometió el que denominó como «el peor error» de su vida, participando en dos reuniones con reguladores bancarios en representación de Charles Keating, un amigo y colaborador de campaña que posteriormente fue declarado culpable por la comisión de un fraude de valores.

McCain fue citado por el Comité de Ética del Senado por «falta de juicio» y el hecho de que su honor fuera cuestionado, dijo, era peor que la tortura que sufrió en Vietnam; en la década de 1990 hizo un esfuerzo para dar cuenta de los soldados estadounidenses aún desaparecidos de la guerra y para normalizar las relaciones con esa nación.

El estadounidense construyó también una reputación de halcón deficitario y una voz independiente. Su experiencia como prisionero de guerra lo convirtió en líder de opinión contra el uso de la tortura y sus mayores éxitos legislativos los tuvo al hacer alianzas con los demócratas.

En 2010 participó en la discusión de temas coyunturales como la inclusión de integrantes de la comunidad gay en el ejército y el cambio climático; en su momento se enfrentó a los conservadores de su partido por la deuda federal y con los demócratas por la política exterior.

Durante sus últimos años en el Senado, fue defensor de la participación militar de Estados Unidos en el extranjero. Eso a menudo lo convertía en un crítico, primero de Obama y luego de Trump.

En octubre de 2017, McCain desató algunas de sus críticas más contundentes sobre el enfoque de la política exterior del actual mandatario estadounidense al describir un «nacionalismo espurio a medio cocinar creado por personas que preferirían encontrar chivos expiatorios que resolver problemas. »

En sus últimos meses, mantuvo desde el retiro su postura crítica contra el magnate y sus políticas. Se opuso a la nominación del director de la CIA por sus antecedentes en la supervisión de prácticas de tortura, fustigó al presidente por alejar a los aliados de Estados Unidos en una cumbre internacional, calificó la política de inmigración de tolerancia cero del gobierno como «una afrenta a la decencia del pueblo estadounidense» y calificó la reunión Trump-Putin llevada a efecto en Helsinki como un «error trágico» en el que el presidente presentó «una de las actuaciones más vergonzosas de un presidente estadounidense en la memoria».

John McCain se casó por primera vez con Carol Shepp, con quien quedó en buenos términos y un mes después de su divorcio, contrajo nupcias en 1981 con Cindy Hensley, la hija de un rico distribuidor de cerveza en Arizona.

Él y Cindy tuvieron cuatro hijos, para sumar tres a su primer matrimonio. El más joven fue adoptado de Bangladesh.

Como autor, fue elogiado por el lanzamiento en 1999 de su libro «Faith Of My Fathers», que lo ayudó a lanzar su candidatura en el 2000 y su best-seller catalogado como su despedida planeada, «The Restless Wave», salió en mayo de 2018.

Cuando le preguntaron cómo quería ser recordado, McCain dijo simplemente: «Hice una gran contribución a la defensa de la nación».

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: