Supremacista blanco, autor del ataque en Nueva Zelanda

Sábado 16 de marzo de 2019. Christchurch. Al menos 50 personas murieron y 41 resultaron heridas, entre ellas varios niños, por los atentados terroristas contra dos mezquitas en esta localidad, la mayor de la isla Sur de Nueva Zelanda, reportaron este sábado las autoridades, quienes confirmaron que el australiano Brenton Tarrant, un ex instructor físico y militante de extrema derecha de 28 años, fue el autor de la agresión.

Tarrant fue presentado ante un tribunal de Christchurch, donde escuchó a puerta cerrada la lectura de sus cargos, incluido el de asesinato.

El agresor, esposado y con ropa de recluso blanca, no solicitó fianza y permanecerá en prisión hasta su próxima comparecencia, prevista para el 5 de abril. Otros dos hombres están detenidos, aunque se desconoce de qué se les acusa y cuál fue su participación en los ataques. Durante el día fue liberado un hombre detenido porque se creyó que era un atacante, pero en realidad apoyaba a la policía con su arma.

La parte exterior de la corte fue custodiada por agentes de élite fuertemente armados, mientras las operaciones de seguridad se reforzaban en el país. En uno de los accesos al tribunal los hijos del afgano Daoud Nabi, quien pereció en los tiroteos, exigieron justicia junto con otras personas.

Los habitantes de esta apacible ciudad se unieron con tributos florales en las mezquitas del país, incluso en los jardines botánicos cercanos a Al Noor y Linwood Masjid, los dos recintos religiosos atacados, reportó el diario británico The Guardian.

Sin embargo, la población continúa con temor después de que Terrant atacó el pasado viernes durante 17 minutos con un rifle de asalto la mezquita Al Noor, acción que transmitió en Facebook Live para posteriormente ser detenido tras enfrentarse con las autoridades.

Minutos después del primer ataque la mezquita Linwood Masjid fue blanco de otro tiroteo. No quedó claro si el agresor fue Tarrant o un segundo tirador, pero se registraron varios decesos.

En una cuenta de Twitter, el australiano publicó el enlace a un manifiesto de 74 páginas en el que promulga una ideología antiimigrante e islamofóbica y demuestra empatía con la supremacía blanca y los grupos de extrema derecha.

En el texto expresa su apoyo al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a quien describe como un símbolo de la identidad blanca renovada y un propósito común, pero sugiere que no lo admira como un político y líder. Al condenar el atentando ante periodistas, Trump dijo que no cree que este ataque muestre que el nacionalismo blanco es un problema creciente en el mundo. En realidad no. Creo que se trata de un pequeño grupo de personas.

En su manifiesto, Terrant habla de que tuvo un breve contacto con Anders Breivik, quien supuestamente le dio su bendición para perpetrar los ataques. Breivik es un extremista de derecha noruego, quien detonó un coche bomba y disparó contra jóvenes musulmanes, atentados que dejaron un saldo de 77 muertos en julio de 2011.

Terrant también publicó en Instagram varias fotos del arsenal que tenía en su poder. En la transmisión de Facebook se ve que en los fusiles llevaba escritos los nombres del neonazi español Josué Estébanez, quien asesinó al militante izquierdista Carlos Palomino en 2007; de jefes militares que lucharon contra países musulmanes, en particular Turquía, y de héroes nacionales históricos serbios.

Las cuentas en Twitter, Instagram y Facebook donde publicó el video, las fotos y el manifiesto fueron desactivadas. Esas tres redes sociales, más YouTube y Whatsapp, reportaron que eliminaron las copias de la grabación, pero la agencia Reuters encontró réplicas en las cinco plataformas 10 horas después de los ataques, pues el material se viralizó.

ABC News informó que Tarrant trabajó como entrenador personal en Nueva Gales del Sur, Australia, entre 2009 y 2011, antes de irse a viajar a Asia y Europa.

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, calificó este sábado los atentados como terroristas, subrayó que se trata del peor ataque contra musulmanes en un país occidental. Afirmó que el viernes fue uno de los días más oscuros del país y se comprometió a que las leyes de armas cambiarán.

En conferencia de prensa, dijo que Tarrant comenzó a acumular armas legalmente en 2017 y que tenía dos semiautomáticas y dos escopetas. Nueva Zelanda restringió la legislación de acceso a armas semiautomáticas en 1992 tras un ataque que dejó 13 muertos en la ciudad de Aramoana, en la isla Sur.

Ardern precisó que entre las víctimas hay ciudadanos de Arabia Saudita, Pakistán, Turquía, Bangladesh, Indonesia y Malasia.

(La Jornada)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: