Trump muestra presunto acuerdo secreto con México y causa polémica

Washington. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, insistió este martes en que el acuerdo migratorio con México, que se anunció el fin de semana, incluye más de lo que se ha anunciado y agitó un documento frente a periodistas como prueba. Más aún, dijo que «este es el acuerdo que todos dicen que yo no hice. Voy a dejar que México haga el anuncio en el momento oportuno», y advirtió que “entra en vigencia cuando yo elija”.

La agencia Reuters y el diario The Washington Post fotografiaron porciones del documento plegado que permitió a reporteros aventurar partes de su contenido.

Reuters aseveró que el acuerdo incluye un plan regional de asilo y el compromiso de México de revisar, y posiblemente cambiar, sus leyes, según la copia.

El texto habla de “un enfoque regional para compartir la carga en relación con el procesamiento de las solicitudes de estatus de refugiado de los migrantes”, explicó Reuters.

La versión del Post es más cautelosa y transcribe sólo lo que resulta visible del papel mostrado por Trump. El fotógrafo Jabin Botsford, del diario The Washington Post, tuiteó con la imagen: “El gobierno de México tomará todos los pasos necesarios bajo sus leyes para hacer que el acuerdo entre en vigor con el objetivo de asegurar que el pacto sea implementado dentro 45 días”.

El Washington Post transcribió en su portal los tres fragmentos captados por Botsford. El primero señala: “[Ilegible] el acuerdo [ilegible] obligaciones legales internacionales y domésticas de las partes comprometidas en el acuerdo en el que cada parte aceptará el retorno y los procesamientos que el estatus de refugio comprende, de nacionales de terceros (países) que hayan cruzado el territorio de esa parte (país) [ilegible] otra parte (país). Las partes tienen la intención de [ilegible] un acuerdo [ilegible] para compartir la carga en relación al procesamiento de los refugiados [ilegible]”.

“México también se compromete inmediatamente a [ilegible] sus leyes y regulaciones con el objetivo de identificar cualquier cambio que [ilegible] para que entre en vigor y se implemente tal acuerdo”, añadió el rotativo.

“Si Estados Unidos determina, a su discreción y tras consultarlo con México, luego de 45 días a partir de la Declaración Conjunta, que las medidas adoptadas por el Gobierno de México acordadas de conformidad en la Declaración Conjunta no han alcanzado resultados suficientes en direccionar el flujo de migrantes hacia la frontera sur de Estados Unidos, el Gobierno de México tomará todos los pasos necesarios bajo sus leyes para asegurar el acuerdo con el objetivo de que el pacto entre en vigor dentro de 45 días”, refirió el Post.

El Post cuestiona la legitimidad del documento ya que fue firmado por dos personas que no son ni presidentes, ni diplomáticos, ni embajadores o cancilleres de Estados Unidos o México.

Suscribe por Estados Unidos Mark A. String, asistente adjunto del secretario de Estado para Asuntos Políticos y Militares. De parte de México firma Alejandro Celorio Alcántara, asesor legal adjunto de la Secretaría de Relaciones Exteriores, siempre según el Post.

El Post afirmó que el documento claramente trata sobre alguna clase de “reparto de la carga” que involucra a los “refugiados”, lo que le hace suponer que lo que Trump pretende puede ser algún trato que involucre reglas de refugio o asilo, posiblemente “un acuerdo de tercer país seguro”, en el que los centroamericanos que busquen asilarse en Estados Unidos sean retenidos en México mientras trascurre el procesamiento de sus solicitudes en el país vecino (un punto controvertido al que México se ha resistido).

De acuerdo al rotativo, para un acuerdo de este tipo se requeriría la aprobación de los legisladores mexicanos al involucrar leyes o regulaciones mexicanas que tendrían que ser cambiadas, y señala que, en ese contexto cobra sentido el tuit de Trump, del lunes 10 de junio, en el que el magnate asegura haber firmado una parte muy importante del “acuerdo de Inmigración y Seguridad con México, un pacto que Estados Unidos había estado pidiendo por varios años. Será revelado en un futuro no muy lejano y necesitará el voto del cuerpo legislativo de México”. La nota del Post puede consultarse en https://wapo.st/2XIcjns

El acuerdo evitó que Estados Unidos subiera cinco por ciento los aranceles de importación a los productos mexicanos, una medida que Trump amenazó con imponer a menos que México colaborara para frenar la migración.

Trump hizo de la reducción de la inmigración ilegal un tema central de su campaña electoral de 2016, pero sus esfuerzos por sacar adelante esa política se han visto frustrados.

México acordó el viernes tomar medidas para controlar el flujo de personas desde América Central, incluido el despliegue de 6 mil efectivos de una nueva guardia nacional en su frontera con Guatemala.

Trump exagera, según Ap

La agencia Ap consignó que el presidente estadunidense exagera los beneficios de su amenaza arancelaria en los automóviles y autopartes importados de México, y restó importancia al daño que habrían sufrido los consumidores estadunidenses con el posible incremento de precios en los vehículos nuevos.

En una serie de tuits, Trump exageró ayer sobre qué tanto de la industria automotriz se trasladó a México y comentó de manera imprecisa que si hubiera impuesto un arancel de 25 por ciento a los productos procedentes de México, los empleos relacionados con el sector habrían regresado de inmediato a Estados Unidos.

No es el caso. De hecho habría tomado años para que las ensambladoras hubieran vuelto a Estados Unidos, en caso de que hubieran decidido regresar, debido a que las compañías evalúan cuáles son los países que ofrecen menores costos de producción y la posibilidad de que las políticas arancelarias pudieran revertirse después de las elecciones presidenciales de 2020.

El presidente también exageró el monto del déficit comercial anual de Estados Unidos con otros países, al omitir servicios proporcionados por la industria estadunidense, como los bancarios y turísticos.

A continuación algunas de las aseveraciones del mandatario.

Trump: “Los aranceles son una gran herramienta de negociación, un gran productor de ingresos y, lo más importante, una poderosa manera para hacer que las compañías vengan a Estados Unidos, y hacer que las compañías que nos han dejado para ir a otros países vuelvan a casa. De manera estúpida perdimos 30 % de nuestra industria automotriz con México”, tuiteó ayer.

Trump: “Se quedaron con 30% de nuestras compañías automotrices. Se mudaron a México. Todos fueron despedidos”, dijo el lunes en una entrevista con CNBC.

Los hechos: Se equivoca con que México se haya quedado con 30 por ciento de la industria automotriz estadunidense en los años posteriores a la entrada en vigor del TLCAN en 1994.

En 2017, 14 por ciento de los vehículos que se vendieron en Estados Unidos fueron importados desde México, según el Centro de Investigación Automotriz, un grupo de estudio con sede en Ann Arbor, Michigan. Las autopartes importadas desde México exceden 30 por ciento.

(La Jornada)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: